La asociación internacional para el estudio del dolor (IASP) define el dolor como “una experiencia sensorial y emocional desagradable, asociada a una lesión tisular (tejido) presente, potencial o descrita en términos de la misma”.

Asimismo, la IASP define dolor crónico como: “el dolor que persiste una vez pasado el periodo normal de cicatrización”.

Pero cuando hablamos de la intensidad del dolor, esta varía de persona a persona y es difícil que otra persona pueda entender las dolencias de otro, porque ésta percepción depende de nuestras experiencias de vida,  la edad, el género, entre otros factores.   

Cabe mencionar que la intensidad de dolor que se experimenta no esta relacionada directamente con la cantidad de daño que ha sufrido el tejido.

Según Lorimer Mosley la clasificación neurofisiológica el dolor se define como:

  • Dolor nociceptivo 
  • Dolor Inflamatorio
  • Dolor Neuropático

Este último, asociado a muchas enfermedades (como la Esclerosis múltiple, cáncer, por nombrar solo algunos) el cual causa mayor disminución en la calidad de vida de las personas, en comparación con otras enfermedades. 

Todos los mamíferos poseemos un sistema endocannabinoide el cual sirve principalmente como regulador homeostático, este puede ser activado de manera endógena (liberado por nuestro propio cuerpo) como exógenamente (a través del consumo del cannabis o también llamado fitoterapia).  La participación de este sistema endocannabinoide está asociado directamente con el tratamiento de los signos y síntomas de la enfermedad y NO trata a la enfermedad como tal (es el ejemplo de la Esclerosis Múltiple), este ayuda como regulador inflamatorio, como neuroprotector, además de cumplir un rol importante como inmunomodulador y como modulador del dolor.

La evidencia no nos habla de formas correctas y erróneas de consumir cannabis, la evidencia científica habla de formas más seguras a la hora de querer acceder a esta Fitoterapia, en la cual resalta el uso el Vaporizador o los cannabinoides sintéticos (Sativex). Este último, debido a su alto costo, no es asequible para todos los usuarios que deseen acceder a la Fitoterapia.

En estudios realizados en personas con dolor neuropático, se administró en un grupo cannabis vía vaporización, y en otro, un placebo. Todos los sujetos tratados con placebo no mostraron tener una disminución en la percepción del dolor, por el contrario, el grupo con cannabis, obtuvieron mejoras significativas en la modulación del dolor.

No olvidar que el cannabis, además de ser un efectivo modulador del dolor, logra mejorar la calidad de vida, y no solo de la persona que la utiliza, sino que también mejora la calidad de vida de toda su familia.

Freddy Arias V.
Licenciado en Kinesiología
@kinegreenchile

Share this post

Comments (0)

No comments at this moment